el blog de las mamas imperfectas
Contáctame
el blog de las mamas imperfectas
  • soy mama y no me compadezcas facebook
  • soy mama y no me compadezcas twitter
  • soy mama y no me compadezcas pinterest
  • soy mama y no me compadezcas instagram

¿Porqué seguir conformándonos?

Publicado por Nathalie | 9 August 2016

13718784_10210570136349454_287856005731968534_n

La primera vez que alguien me dijo puta fue cuando tenía 10 años aproximadamente. Me lo dijo, no un chico, no un niño sino otra niña. ¿La razón? Porque tenía dos amiguitos y uno de ellos me saco a bailar en una fiesta para niños conocidas como las “chicotecas”. Me lo dijo sin anestesia ni piedad, rápido, sin remordimiento y delante de todo el salón. Recuerdo haberme puesto morada de la vergüenza y haber sentido un terrible dolor en el corazón. Atine a defenderme y respondí diciendo más y más lisuras, todas las que pude y me acordaba, mientras mi voz se entrecortaba y las lagrimas brotaban. No le tengo rencor, sé que fue una chiquillada y probablemente ella sólo imitaba o repetía algo que escucho en su casa o quien sabe dónde. Esa fue mi primera agresión.

Una vez, en una discoteca, un chico me saco a bailar, le dije que no. Insistío, le volví a decir amablemente, que no, que me disculpará que estaba cansada.  Decidió irse no sin antes, meterme la mano de la manera más grotesca y burda que puede haber. Recuerdo sentirme indignada, asqueada, invadida, humillada, colérica y frustrada. Pude agarrarlo del polo mientras se iba a paso apresurado y pegarle tan duro como pude.

Otro día, embarazada de mi segundo hijo, paseaba por el Jockey y vino un señor a invadir mi espacio y susurrarme en el oído ¡Qué ricas tetas!, empuje al señor y le grite de todo, el muy cobarde se fue corriendo.¿Cómo es posible que no se respete ni la panza? ¿Habrá o existirá alguna mujer que no haya experimentado ningún tipo de agresión sea verbal, física o emocionalmente en su vida? ¿Porqué deberíamos de acostumbrarnos a sufrir estas agresiones? ¿Porqué tendríamos que seguir conformándonos con tan poco?

Este sábado 13 voy a marchar por la niña de 10 años que le dijeron puta, por la chica de 23 que le metieron la mano, por la chica de 20 que encontró a un hombre masturbándose al lado de ella en un micro, por la de 20 que quisieron “pepearla” para abusar de ella, por la de 19 años que llegaron a violar, por la mujer que entra en pánico cuando se entera que su marido esta tomando porque sabe lo que le espera más tarde, por la mamá que aguanta golpes en silencio sin gritar ni pedir auxilio para no asustar a los niños, por la mujer que anularon, por la mujer que le dijeron “No vales para nada”, por la niña/o del que abusaron, por las viejitas que tuvieron que aguantar de todo porque en esa época era lo que “tenía” que hacer la mujer, por ellas, por todas, por nosotras.

Estoy harta de estas situaciones, me indigna. Estoy cansada de caminar por las calles a la defensiva, cansada de hacerme la valiente, sólo quiero ser libre. No es justo que los niños tengan que crecer con miedo y que nosotras como madres tengamos que criar con miedo. Es por eso, que tenemos mucha responsabilidad como padres, los niños nacen sin malicia, sin estúpidos prejuicios, son como una hojita en blanco y sólo dependerá de nosotros lo que queremos inculcarles. Empecemos por criarlos sin prejuicios, enseñarles a respetarse mutuamente, a amarse por sobre todas las cosas y a darles la confianza suficiente para que nos cuenten todo.

Hay mucho por hacer, la pelota esta en nuestra cancha.