el blog de las mamas imperfectas
Contáctame
el blog de las mamas imperfectas
  • soy mama y no me compadezcas facebook
  • soy mama y no me compadezcas twitter
  • soy mama y no me compadezcas pinterest
  • soy mama y no me compadezcas instagram

¿Cómo enseñar a mi hijo a tener inteligencia emocional?

Publicado por Nathalie | 29 November 2016

img_4959-copy-copy-830x456

¿Qué es inteligencia emocional?

No, esta vez no tiene nada que ver con tu coeficiente intelectual sino de cómo manejamos nuestras reacciones y emocionamos cotidianamente. Tener inteligencia emocional es tan o más importante que tener inteligencia intelectual. Ejemplos los podemos ver en nuestro día a día. Les hago esta pregunta: ¿De qué le servirá a una persona ser super inteligente en su trabajo si no sabe relacionarse con las demás personas, no sabe trabajar en equipo, no puede trabajar bajo presión y siempre está en constantes peleas con todo las personas que lo rodean? Esa persona podría llegar muy lejos si pudiera combinar ambas inteligencias.

¿Porqué es importante nutrir y desarrollar nuestra inteligencia emocional y la de nuestros hijos?

Lo primero que se me viene a la mente: Porque es necesario. Hoy en día vivimos en un mundo patas arriba y creo que no estaríamos por tan mal camino si cada uno sabría manejar correctamente sus emociones. Ahora, ¿imaginen enseñarle eso a nuestros hijos desde pequeños? ¡Qué distinto sería el mundo! Definitivamente creo que habría una gran diferencia. Las emociones, los pensamientos y las acciones son tres cosas totalmente distintas pero esos son nuestros cimientos como personas individuales que somos y esta super bueno enseñarles desde niños a saber reconocer y manejar sus emociones para que se puedan desenvolver de la mejor manera en sociedad. Aquí les dejo 5 cosas que podríamos ir fomentando en nuestros hijos:

1. Ayudalos a aprender a reconocer sus emociones:

Siempre lo digo: Es importante darle un nombre a cada emoción. Yo lo que hago es reforzar siempre las emociones. Por ejemplo, si veo que mi hijo esta muy feliz, le digo “¿Joaquin, estas feliz?” y lo refuerzo cada vez que puedo. Si esta triste, digo algo como “Yo entiendo que estés triste, te da pena no poder hacer…” y así en distintas situaciones voy nombrando y reforzando el nombre de sus emociones para que el las pueda entender e identificar. Ahora Joaquin, ya sabe identificarlas y varias veces ha venido a mi diciendo (por ejemplo) “Mamá, estoy triste porque mi papá no me dio permiso para comer más chocolate”.

#TipImperfecto: Si recién vas a empezar a hacerlo (Como yo con mi segundo hijo, Ignacio) puedes empezar imprimiendo o haciendo dibujos de caras con distintas emociones: Este niño esta molesto (yo pongo cara de molesta y lo hago super visual para que capte la idea, porque luego ellos van imitando) y así sucesivamente. Incluso aprovecho las situaciones cotidianas para reforzarlas, por ejemplo, el otro día su hermano estaba llorando y yo le decía a Ignacio, “Mira Ignacio, tu hermano esta triste, pobrecito ¿no?” y el ha ido a hacerle cariño a su hermano. Sin querer queriendo, fomente la empatía y compasión.

2.  Enséñales a ponerse en los zapatos de otra persona

Fomentar la empatía es muy importante, porque les estas enseñando a no pensar sólo en ellos y a entender que el mundo no gira en torno a ellos. Aprenden también a no juzgar y a ser empaticos con quienes no comparten su misma forma de pensar o actuar.  Es una enseñanza que le servirá toda la vida y la cual muchos adultos carecen. Qué distinto sería si las personas antes de juzgar nos tomáramos un minuto para ponernos en los zapatos del otro, porque después de todo, nadie sabe lo de nadie.

#TipImperfecto: A mi me funciona muy bien cuando les hago estas preguntas. Ejemplo: Ayer Joaquin le hablo muy feo a su abuelo, estaba de mal humor y con sueño. Yo le hice estas preguntas: “¿Cómo crees que se sintió el abuelo cuando le hablaste así?” “¿Te gustaría que el abuelo te responda así?” “¿Crees que el abuelo esta triste porque le respondiste así?” Eso lo hizo reflexionar mucho y sin que yo se lo pidiera fue a darle un abrazo a su abuelo a manera de disculpa. Al ser chico, le reforcé que cuando uno actúa o hace sentir mal a otra personas siempre se debe pedir perdón por eso.

3. Enséñales a lidiar con sus emociones

Si a nosotros como adultos, a veces nos gana la cólera y explotamos, imaginen a los niños lo difícil que debe ser para ellos (siendo más inmaduros) el tener que lidiar con sus propias emociones. Los berrinches es eso, el no saber identificar y manejar su frustración.

#TipImperfecto: Cuando los niños ya empezaron el berrinche, es dificil sacarlos de ese trance, no queda más que esperar a que la tormenta se calme. Una vez que se calmó, pueden enseñarle que puede decir lo que siente o quiere antes de iniciar una. Dejarle claro, que no porque griten más o hagan una pataleta se les concederá lo que ellos quieren, porque no es forma de pedir.

Es habitual que los niños en ocasiones se vean superados por las emociones, rabietas que les hacen gritar o golpear cosas. Es necesario que nosotros no reforcemos esas situaciones, una vez haya terminado la rabieta podemos enseñarles por ejemplo que antes de gritar o pegar, es mejor expresar en voz alta qué les molesta, qué intenten explicar lo que sienten. Que aprendan a expresar sus sentimientos desde bien pequeños. Lo que lleva al siguiente punto.

4. Ayudenle a controlar su ira

Me ha pasado muchas veces que mi hijo menor de 19 meses esta empezando con los arranques de cólera y al no saber expresarse grita, se tira al piso y alguna vez también ha pegado. Es importante hacerle entender que reaccionar así, no esta bien, no crean que al ser chiquito, no les van a entender, ellos entienden más de lo que creemos y es importante corregir esa actitud desde pequeño, jamás festejarla.

5. Enseñale a comunicar sus emociones

Hablar con los niños es muy importante, es algo esencial. A veces los adultos estamos ensimismados en nuestro día a día o problemas y no nos tomamos tiempo para conversar con ellos, pero realmente es demasiado importante hacerlo, es parte de su educación y de su bienestar como ser humano (que dicho sea de paso no sólo corresponde a una institución educativa sino a uno mismo también). ¿Cómo hacerlo?

#TipImperfecto: Puedes contarle tu día, que te paso, que hiciste, hacerle preguntas, ayudarlos o fomentarlos a razonar, buscar entre las situaciones más cotidianas, incentivarlos a que ellos mismos pregunten, incentivar su curiosidad, su imaginación. Preguntarles su opinión sobre algunas cosas. Además que los hace sentir importantes y que su opinión sí importa, que si es tomado en cuenta.

La inteligencia emocional no sólo es importante para nuestros hijos sino para nosotros mismos, por eso….

“Nunca es tarde para comenzar y cambiar. No es cuestión de edad”

Para terminar, les dejo una lista de cosas positivas que traerá a sus vidas para que se terminen de convencer.

– Ayuda a conservar la calma aún bajo presión. Somos humanos y podemos perder la calma de vez en cuando, pero al menos estaremos conscientes que la perdimos o estamos a punto de perder.

-Ayuda a enfrentar las emociones negativas y estas más consciente por ende, no te trae abajo fácilmente.

– No te sientes ofendida facilmente y dejas de tomar las cosas a pecho.

– Aprendes a reconocer cuando cometes un error y puedes pedir perdón si es necesario. El orgullo no es impedimento.

– Dejas de buscar la perfección y aprendes apreciar el lado imperfecto de las cosas.

– Te vuelves más consciente de tu cuerpo y tu salud, por ende, lo cuidas más.

– Sabrás ver el lado bueno a todas las cosas, agradecerás por las cosas buenas y malas de la vida porque de ellas se aprende.

– Empezarás a apreciar la simpleza de la vida, apreciarás más lo que ya tienes.

– Aprendes a soltar y dejar ir el pasado.

– Reconoces tus fortalezas y debilidades, por ende, sabes qué aspecto de tu vida mejorar.

– No le tienen miedo al cambio, son más optimistas a el.

– Te ayuda a saber manejar tus emociones (a saber expresarlas, comprenderlas y transformarlas de ser necesario).

– Ayuda a alcanzar el éxito en todos los campos de tu vida (personal, social, laboral)

– Te ayuda a enfrentar de mejor manera los problemas que se presentan en la vida.

Como ven el beneficio es para ti y toda tu familia, la crianza de nuestros hijos está en nuestras manos, depende de nosotros que formemos mejores seres humanos.

#Datazoimperfecto: En este link les dejo 6 cuentos cortos animados para enseñarle a tus hijos. Dale click aquí.

¡Si te gustó, comparte!