el blog de las mamas imperfectas
Contáctame
el blog de las mamas imperfectas
  • soy mama y no me compadezcas facebook
  • soy mama y no me compadezcas twitter
  • soy mama y no me compadezcas pinterest
  • soy mama y no me compadezcas instagram

Mamá necesita terapia…¡de amigas!

Publicado por Nathalie | 1 August 2017

Soy de las que cree fervientemente que necesito a mis amigas para sobrevivir mi maternidad. La verdad que no sabría qué hacer sin ellas. Cuando las veo, reafirmo lo que pienso, porque ellas son la dosis de terapia que necesito en mi vida. Mi escape entre tanto caos para simplemente reír y distraerme. Un espacio para mi catarsis, para conversar otros temas además de pañales, terapias, nido, colegios, etapas u ocurrencias.

Cuando Joaquín era chiquito y no tenía ayuda en casa, no salía nunca y aunque amo con locura a mi hijo, sentía que me ahogaba el estar encerrada y hacer lo mismo siempre. No tenía ni esos espacios para ir al supermercado sola y por lo menos ser libre mientras hacía las compras de la casa. Me volví más renegona y no entendía porqué. Ahora tengo mi dosis de terapia a la que yo le llamo: #MamáNecesitaSuEspacio, les juro que me siento más tranquila conmigo misma. Ando de mejor humor y vuelvo feliz a mi familia.

Ser madre no es fácil para nada, de hecho es una proeza mantenernos equilibradas entre tantas cosas que tenemos que hacer y criar mini seres humanos de bien, por si fuera poco. La maternidad puede llegar a ser muy solitaria, pero si tienes un espacio de tu tiempo dedicado a amigas o hacer algo que te apasione, realmente no lo es.

Yo siento que existe una gran carga puesta sobre nosotras, es como si todo lo que pase con la casa y los niños fuera únicamente nuestra responsabilidad y no debería ser así, son dos los padres. Es decir, si se enfermó, sacó malas notas, se cayó, hizo una travesura, mejoró en las terapias hasta incluso si faltan pañales en la casa ya se siente como responsabilidad de la mamá. Todo eso, sumado a la presión que ya tenemos como echar a andar la casa, el trabajo, no olvidar de ser esposa y los miles de pendientes que tenemos realmente termina por agotarnos y lo único que añoramos es nuestra cama y descansar ¿Les parece poco?

Cuando nos convertimos en madres estamos llevando a cabo un constante sacrificio, sacrificamos y damos todo, y no me tomen a mal, lo hacemos con amor, creo que es parte de nuestra naturaleza. La maternidad llega a la vida de las mujeres de una manera tan totalitaria que tendemos a dejar de lado nuestro yo mujer, amiga, hermana y valgan verdades, las amigas son las primeras sacrificadas, más aún si están en una etapa distinta a la tuya, es decir: sin hijos.

Y aunque suene un poco loco, estoy segura que juntarse con amigas es buenísimo incluso para nuestra salud mental. ¿Han escuchado el síndrome de burnout” que les da a las mamás? Suena a broma, pero no lo es, es más serio de lo que uno cree, pasa y mucho. Prometo hacer un post de eso más detallado. El burnout o surmenage es agotamiento físico y mental. Una de las cosas que previene eso, es exactamente tener un tiempo para uno mismo, salir con amigas, ser simplemente tú.

Hace poco me junté después de años con mis amigas del cole y fue como si el tiempo no hubiera pasado nunca, yo me perdí por completo un montón de años y fue lindo verlas, me distraje del rol de mamá que tengo siempre y dejé los mono temas de la maternidad de lado, para hablar de todo un poco, qué rico se sintió. Además me encantó, porque no todas eran mamás, muchas eran chicas solteras y qué lindo se sintió no sólo hablar de mi vida, hijos y trabajo sino escucharlas.

Como todo en la vida, es cuestión de hacer esfuerzos, tener una red de apoyo, hablar con tu mamá, hermana, esposo y que entiendan que esto es importante para ti. Por último, decirles que no sean tontas y lo digo por experiencia, yo me perdí un montón de tiempo, por monga la verdad, no hagan eso, si la amistad es sincera y real, cuando se junten el tiempo parecerá como si nunca hubiera pasado. No dejen que la maternidad las consuma, es linda y todo, pero nosotras somos mucho más que mamás. Ser mamá no te define como persona. Dejemos el tipico pretexto de mamá que ponemos: “No tengo tiempo para eso” porque sí lo hay, sólo es cuestión de querer y encontrarlos. No seamos mártires, ni busquemos ser la mamá perfecta porque esto no es una competencia, nadie te dará una medalla al final de la carrera. Ya eres una buena mamá y mereces distraerte y ser feliz.